Archivo | Food&Historia RSS feed for this section

EL BRESSOL DE LA TARONJA

12 May

Os voy a contar un poco de historia, muy breve, sobre mi pueblo, Carcaixent, el cual, es conocido por ser el primer lugar de la Comunitat Valenciana donde se plantó un naranjo con fines comerciales. Por ello se le denomina “El Bressol de la Taronja” (La cuna de la naranja para los que no entiendan el valenciano).

En 1781, tres habitantes de Carcaixent, el párroco Monzó, el boticario Bodí y el escribano Maseres plantaron, en la partida de “les Basses del Rei” de Carcaixent, el primer campo de naranjos. Estos terrenos eran de secano, por lo cual tuvieron que perforar pozos, montando las antiguas norias, según el modelo que nos legaron los árabes.

Muy pronto “els carcaixentins” (gentilicio habitantes de Carcaixent) comenzaron a plantar nuevos huertos y otros pueblos cercanos siguieron el ejemplo. Tanto fue así que en el siglo XIX se extendió por toda la costa del Mediterráneo.

A partir de ahí empezó una progresiva sustitución de los cultivos de regadío tradicionales por naranjos, y es así como Carcaixent se convirtió con toda legitimidad, en centro preponderante de su manipulación y venta en toda Europa.

 Aquí tenéis una serie de carteles donde se refleja el marketing de hace más de 50 años para intentar exportar las naranjas producidas.

40 DÍAS Y 40 NOCHES A PINTAS DE CERVEZA

4 May

¿Qué relación puede existir entre la vida monástica y la cerveza? Yo, que soy una admiradora de este fantástico y legendario zumo de cebado os lo contaré!

 Este peculiar dúo “monje-cerveza” no resulta tan raro, ya que, aunque el origen de la cerveza se remonta a los orígenes de la civilizacíón y de la agricultura, fue durante la Edad Media cuando la Iglesia adoptó la cerveza como su bebida en los monasterios. De este modo apareció la “cerevisa monacorum”, cerveza de los monjes con denominación de origen.

Las condiciones higiénicas de la época y la insalubridad del agua, que era fuente transmisora de infecciones, hizo que los monjes la hirvieran junto con cereales con lo que se obtenía no sólo una bebida más sana, sino también un alimento fuente de azúcares y nutrientes.

La cerveza cuando llegó a la Europa del Norte era una sopa turbia de pan que sólo elaboraban las mujeres como una tarea más en sus actividades domésticas. Dicha bebida formaba parte esesncial de la alimentación y permitía a las gentes de aquellos tiempos obtener energía de forma más eficiente que si sólo lo hacían a base de pan. Pero este líquido turbio evolucionó. ¿Quienes tenían tiempo para dejar fermentar la cerveza y obtener un producto de mejor calidad?. Los monjes en sus monasterios, por supuesto!

Los monjes, que eran muy listos y sabían lo que hacían, en los días de ayuno en lo que no podían comer, bebían cerveza, pero éstos no bebían la misma cerveza que los visitantes, no señor. Su cerveza se elaboraba con doble ración de malta, era más dulce, oscura y alcohólica. ¿Y pensáis que el abad bebía la misma cerveza que sus monjes?. No señor. El abad disfrutaba de una cerveza con triple cantidad de materia prima, como debe ser. 

La fascinación por  las experiencias que vivían los monjes franciscanos alemanes para sobrevivir a la cuaresma sin tomar apenas alimentos fueron las que motivaron a J.Wilson, un hombre de 38 años que escribe habitualmente sobre cerveza en un blog,  a adentrarse en un reto que consistía en comprobar que el llamado “pan líquido” era realmente suficiente para ayunar durante 40 días y 40 noches, desde el miércoles de ceniza hasta la Pascua.

Al igual que en la película de Julia&Julia (que muchos de vosotros ya habréis visto ;)), Wilson cuenta a través de su blog“Diario de un monje a tiempo parcial” cómo elaboró de forma casera este brebaje, el cual le aportaba unas 1.200 calorías por cada 4 pintas de cerveza. Por el momento, parece ser que los monjes dieron en el clavo.

Para quienes les guste tanto como a mi el mundo de la cerveza les invito a ver un documental que emitió la History Channel y que se llama “El mundo en un vaso de cerveza”, que no tiene nada que ver con la proeza de este personaje, pero que resulta bastante interesante.